Cachorros: Al Llegar a Casa - Perros

Cuando el cachorro llega a casa necesita un periodo de adaptación. El objetivo es ayudarle a unirse rápidamente a la familia y minimizar el estrés asociado a  la separación de la madre, los hermanos y la casa previa. La presencia de otro perro en la casa puede facilitar la transición, ya que al cachorro le resulta más fácil identificarse con los de su misma especie. Adquirir dos cachorros puede ser otra opción. De cualquier modo, la mayoría de los cachorros, especialmente si se recogen antes de las 12 semanas, establecen vínculos de inmediato con las personas y animales de la casa.

 

¿Cómo puedo evitar que el cachorro haga travesuras o rompa algo?

La regla principal a seguir en el adiestramiento es "preparar al perro para el éxito". El animal ha de estar siempre supervisado hasta que aprenda qué es lo que puede mordisquear y dónde tiene que hacer sus necesidades. Tener al perro atado a una correa de unos 4 metros es una buena forma de mantenerlo a la vista y evitar que vague por la casa.

En los momentos en que no sea posible supervisar al cachorro (durante la noche o al ir a trabajar), hay que acomodarlo en una zona segura, como una jaula grande, un parque o una habitación "a prueba de perros". Cuando selecciona la zona del cachorro hay que tener en cuenta una serie de factores. En primer lugar, se adaptará más rápidamente a una zona si la relaciona con una recompensa. Además, debe ser una zona caliente, seca y cómoda y nunca debe utilizarse como área de castigo. Hay que evitar sitios aislados en los que el contacto humano es reducido. De hecho, la mejor zona suele ser la cocina o una habitación.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tiempo que va a permanecer allí el cachorro. Antes de dejarlo solo conviene que haga ejercicio y que tenga la oportunidad de hacer sus necesidades. Si se prevé que va a pasar solo más tiempo del que pueda controlar sus necesidades, habrá que facilitarle una pequeña zona en la que pueda hacerlas. Si van a ser sólo un par de horas, una simple jaula puede ser suficiente.

 

¿Cómo hay que castigarlo cuando se porta mal?

Se debería hacer un esfuerzo para evitar los castigos, ya que suelen ser innecesarios y pueden hacer que el cachorro evite a la familia en un momento en el que apego y la unión son críticos. Si la preparación del entorno, la supervisión y el uso del confinamiento son adecuados, es probable que no sea necesario utilizar castigos. Si se necesita alguna reprimenda, un simple "no" verbal o un ruido fuerte son suficientes para distraer al cachorro y aprovechar para dirigirlo hacia la conducta correcta.

 

¿Cómo puedo satisfacer las necesidades del cachorro?cachorros-al-llegar-a-casa

Los cachorros necesitan jugar, hacer ejercicio, mordisquear, explorar, tener contactos sociales, comer y hacer sus necesidades. Si se le ofrecen salidas adecuadas para cada una de estas necesidades es difícil que surjan problemas. Para mantenerlo ocupado, basta con un juguete para morder que interese al cachorro. Cuando está supervisado se le puede permitir investigar y explorar el entorno. Para jugar se pueden utilizar juguetes huecos rellenos de comida para hacerlos más interesantes.

El ejercicio, los juegos, el afecto y el manejo del animal han de formar parte de la rutina diaria. Las rutinas, tareas o personas nuevas deben asociarse con recompensas para asegurarse de que el animal las acepta con éxito. Y, por supuesto, hay que disponer una zona en la que pueda hacer sus necesidades.

 

¿Cómo puedo enseñar al cachorro a hacer sus necesidades en el lugar apropiado?

Para que el cachorro aprenda en pocos días dónde hacer sus necesidades, sólo hay seguir unas cuantas indicaciones. No obstante, eso no garantiza que el cachorro vaya a ir por toda la casa sin provocar algún accidente.

cachorros-al-llegar-a-casa-2A. Aunque la mayoría de los cachorros pueden controlarse toda la noche, muchos necesitan eliminar cada 3-4 horas durante el día. A medida que pasan los primeros meses van aguantando más tiempo. Los cachorros necesitan hacer sus necesidades después de dormir, jugar, comer y beber, por tanto que hay que llevarlos a la zona elegida pocos minutos después de estas actividades. Una vez allí se les pueden decir una o dos palabras para animarlos y tan pronto como hacen sus necesidades han de recibir caricias como premio. Al principio también se pueden usar premios en forma de comida pero más adelante es recomendable darlos sólo de forma intermitente. Con esta rutina el cachorro aprende cuál es el lugar correcto y, además, lo asocia con una recompensa. Algunos perros también aprenden a hacer sus necesidades cuando se les dice si lo asocian a alguna palabra.

B.  Hay que supervisar al cachorro cuando está dentro de casa para ver cuándo necesita hacer sus necesidades y llevarlo de inmediato a la zona adecuada. Antes de eliminar, el cachorro puede andar en círculos, agacharse, sentarse o dirigirse hacia la puerta. Si empieza a eliminar dentro de casa se puede utilizar una reprimenda verbal o algún ruido para interrumpirle y poder llevarlo al sitio adecuado para que termine. Es mejor supervisar al cachorro de forma adecuada que depender del castigo. 

C.  El cachorro debería estar en su zona de confinamiento cuando no hay nadie que pueda supervisarlo. Antes de dejarlo solo, hay que asegurarse de que ha tenido la oportunidad de hacer sus necesidades, jugar y hacer ejercicio. Cuando el propietario llega a casa ha de llevar al cachorro directamente a la zona de eliminación. Si se va a permanecer fuera de casa durante mucho tiempo y es probable que el cachorro necesite hacer sus necesidades durante este periodo, toda la zona de confinamiento a excepción de la cama y la comida deben cubrirse de papeles. Cuando el cachorro empieza a limitar sus eliminaciones a unas zonas determinadas, se pueden quitar los papeles de las zonas que no utiliza.

 Si los cachorros no se supervisan y se recompensan por hacer sus necesidades en el lugar adecuado y en cambio son disciplinados constantemente y castigados por hacerlo en casa, empiezan a tener miedo de hacer sus necesidades en presencia del propietario, independientemente del lugar. Los cachorros no asocian hacer sus necesidades dentro de casa con el castigo, asocian el castigo con la presencia del propietario.

 

 

¿Qué hago si encuentro heces u orina en un lugar inadecuado?

Es inútil castigar o indicar el problema al cachorro. Sólo si se le sorprende en el acto entenderá las consecuencias (recompenses o castigos). En esta situación hay que plantearse que el cachorro no es el único que ha fallado: el propietario no ha sido capaz de detectar el problema con antelación. cachorros-al-llegar-a-casa-3

 

 

¿Cuándo puedo confiar en el cachorro para dejarlo suelto por la casa sin que haga sus necesidades?

Por regla general, ha de pasar un mes desde que el cachorro sigue la rutina correctamente hasta que se reducen el confinamiento y la supervisión. Antes de dejar al cachorro sin supervisión por primera vez, hay que llevarlo a su zona para hacer necesidades y, gradualmente, se va aumentando el tiempo que el cachorro permanece solo por la casa sin control directo.

This client information sheet is based on material written by: Trevor Turner, BVetMed, MRCVS, FRSH, MCIArb, MAE.

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.

Location Hours
Monday8:00am – 7:30pm
Tuesday8:00am – 7:30pm
Wednesday8:00am – 7:30pm
Thursday8:00am – 7:30pm
Friday8:00am – 5:00pm
SaturdayClosed
SundayClosed

I Love SCAH!