La Castración en el Perro

Cuando son machos, muchos animales de compañía, de trabajo o de producción se castran, a menos que se quieran utilizar como reproductores. La castración es una práctica muy común para prevenir comportamientos sexuales inadecuados, reducir la agresividad y evitar la descendencia accidental o indiscriminada.

¿Cómo afecta la castración al comportamiento?la_castracin_en_el_perro

Los comportamientos que se ven afectados por la castración son los relacionados con los efectos de las hormonas masculinas. El temperamento, el adiestramiento, la personalidad y la capacidad de "trabajar" son resultado de factores genéticos y de la educación, no sólo de las hormonas masculinas. La castración no "calma" necesariamente a un perro muy excitable y a menos que un macho castrado esté sobrealimentado o haga poco ejercicio, no hay razón para que se vuelva obeso o perezoso.

 

¿Qué es la castración?            

La castración consiste en la extirpación quirúrgica de los testículos (orquidectomía). El procedimiento se hace bajo anestesia general y consiste en una incisión justo por delante del saco escrotal por donde se extraen ambos testículos, dejando el saco intacto. Las vasectomías son menos frecuentes ya que no eliminan la producción de hormonas masculinas y, por lo tanto, no ofrecen todos los beneficios médicos y de comportamiento que tiene la castración.

 

¿Qué  problemas de comportamiento pueden mejorar tras la castración?

Como se ha mencionado anteriormente, sólo aquellos problemas de conducta que dependen de las hormonas masculinas pueden reducirse o eliminarse con la castración. Aunque las hormonas desaparecen del organismo casi inmediatamente después de la intervención quirúrgica, las conductas masculinas pueden tardar días o incluso meses en disminuir.

Comportamiento sexual indeseable: La atracción por las hembras, la conducta de deambular por las calles, la monta y la masturbación pueden reducirse o eliminarse con la castración. Respecto a la conducta de deambular, se ha descrito una mejoría moderada en un 70% de los perros y marcada en un 40%. Respecto a las conductas de monta la mejoría es moderada en el 70% de los animales y marcada en un 25%.

Marcaje con orina: Casi todos los perros adultos levantan las extremidades posteriores para orinar, pero en vez de vaciar la vejiga completamente, la mayoría de los machos retienen algo de orina para depositar sobre objetos verticales que van encontrando en su camino. Algunos experimentan un deseo tan grande de marcar que llegan a hacerlo dentro de casa. La castración reduce el marcaje en un 80% de los perros. En un 40% de los casos la mejoría es muy marcada.

Agresión: La castración evita la posibilidad de reproducirse y, como consecuencia, perpetuar las tendencias genéticas agresivas. También puede reducir o eliminar algunas formas determinadas de agresión (en concreto, las que están influidas por las hormonas masculinas). En un estudio al respecto, la castración supuso una disminución de la agresividad hacia otros perros de la casa en 1/3 de los casos, hacia la familia en un 30% de los casos, hacia perros desconocidos en un 30% y hacia personas desconocidas en un 10% de los casos.

 

¿Tiene algún  otro beneficio la castración?

Beneficios médicos: La castración elimina los posibles tumores testiculares y reduce en gran medida las enfermedades prostáticas, que son dos enfermedades graves y habituales en los perros machos mayores.

Control de la población: Quizás, el tema más importante es que millones de perros se sacrifican cada año en las protectoras. En este aspecto, la castración de los machos es tanto o más importante que la esterilización de las hembras.

 

¿Existe algún riesgo?

Hoy en día, debido a la gran cantidad de agentes anestésicos y a la monitorización de los animales, es raro que haya complicaciones anestésicas o quirúrgicas durante la castración.

La mayoría de los animales jóvenes y sanos se recuperan sin incidentes. En general, la mayor preocupación no es la cirugía o la anestesia, sino la recuperación, por eso hay que asegurarse de que el perro no se lama la incisión hasta que esté completamente cicatrizada.

Cuando se piensa en castrar a un perro de edad avanzada hay que sopesar las ventajas y los riesgos asociados a la anestesia y la cirugía. Si la castración se lleva a cabo debido a razones médicas (tumores testiculares, problemas prostáticos o tumores perianales), la cirugía es beneficiosa para la salud del perro, para su bienestar e incluso para su longevidad. Si el perro muestra algún comportamiento indeseable susceptible de mejorar con la castración (vagar por las calles, masturbación, monta, agresión entre perros, marcaje), los beneficios también pueden ser importantes. Aunque no son infalibles, el examen físico y cualquier prueba que el veterinario considere adecuada pueden ser útiles para la evaluación de los riesgos anestésicos. Estas pruebas ayudarán al veterinario a determinar qué protocolo anestésico es el más seguro para cada animal.

 

¿Cuál es la mejor edad para la castración preventiva?

Hay diversos estudios que demuestran que la castración es tan eficaz en el tratamiento de conductas asociadas a los machos como en su prevención. Esto significa que los efectos de castrar antes (por ejemplo a los 2 meses de edad) o después de la pubertad (por ejemplo 1 año o más) son bastante similares. Sin embargo, hay evidencias anecdóticas de que los perros con experiencia sexual tienen más tendencia a mantener los hábitos sexuales tras la castración, si se los compara con perros que tienen poca o ninguna experiencia. Hasta el momento, los estudios demuestran que la castración es muy segura y no tiene efectos perjudiciales a largo plazo, independientemente de la edad a la que se realiza. 

 

Mi perro tiene testículos retenidos, ¿Qué significa?

Durante el desarrollo fetal, o poco  después del nacimiento, los testículos descienden hasta el saco escrotal, pero en algunos perros pueden no descender totalmente. Al parecer, en muchos casos existe una tendencia genética. Estos perros se denominan criptórquidos y pueden ser unilaterales (un testículo) o bilaterales (ambos testículos). Los testículos pueden quedar retenidos en el abdomen o en cualquier lugar entre el abdomen y el saco escrotal y, aunque por lo general no producen esperma, sí continúan produciendo hormonas que pueden llevar a los problemas médicos o de comportamiento descritos con anterioridad. De hecho, estos testículos son más propensos a desarrollar tumores y además son más difíciles de detectar, ya que no es posible palparlos o examinarlos. Por eso, todos los perros con este problema deberían ser castrados por razones médicas o de comportamiento y para asegurar que no se perpetúa la anormalidad genética.

This client information sheet is based on material written by: Sarah Heath, BVSc, DECVBM-CA, MRCVS, Daniel S. Mills, BVSc, PhD, ILTM, CBiol, MIBiol, MRCVS.

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.

Location Hours
Monday8:00am – 7:30pm
Tuesday8:00am – 7:30pm
Wednesday8:00am – 7:30pm
Thursday8:00am – 7:30pm
Friday8:00am – 5:00pm
SaturdayClosed
SundayClosed

I Love SCAH!