La Socialización en los Gatos - Gatos

¿Qué es la "socialización"?la_socializacin_en_los_gatos-4

La socialización es un proceso a través del cual los gatitos reciben información sobre sí mismos, sobre su especie y sobre otras especies con las que convivirán en el futuro. Una socialización adecuada permite a los gatitos interactuar con otros seres vivos y con su ambiente.

 

 

¿Qué es la "habituación"?

A medida que los animales van creciendo han de acostumbrarse a  numerosos estímulos (olores, imágenes, sonidos y situaciones) que van encontrando. Si los gatitos no se encuentran con estos estímulos y los sitúan en su marco de referencia, pueden tener miedo o ansiedad en el futuro cuando los experimenten. La habituación es el proceso mediante el cual los gatos se acostumbran a una amplia variedad de estímulos y dejan de reaccionar ante ellos si en un primer contacto no tuvieron consecuencias negativas.

 

 

¿Por qué son importantes estos procesos?

Los gatos que han tenido una exposición o un contacto insuficientes con personas, otros animales o ambientes nuevos durante los 2 primeros meses de vida, pueden desarrollar timidez o miedo irreversibles. Este es el periodo más importante en el desarrollo social del gato, por lo que es vital exponerlo al mayor número de estímulos posible para que se socialice y habitúe eficazmente.

 

 

¿Son los gatos una especie social? 

Sí, los gatos son una especie social, pero pueden ser bastante independientes y estar bien solos. Aunque el comportamiento social de los felinos no se ha estudiado tan extensamente como el de los perros, se sabe que el gato doméstico es más sociable de lo que se pensaba tradicionalmente. De hecho, hay muchas situaciones en las que los gatos viven en grupos e interactúan sin problemas. La composición de estos grupos es distinta a la de los grupos de perros. En general, están compuestos por hembras: madres, hijas, tías y abuelas (gatas emparentadas). Los machos suelen abandonar el grupo y vivir en la periferia, aunque vuelven en las épocas de celo.

 

 

¿Tienen "personalidad" los gatos?

Las investigaciones que se han hecho al respecto indican que se pueden clasificar las "personalidades" de los gatos. En un estudio se separó los gatos tímidos o miedosos de los que tenían mucha seguridad y los primeros necesitaron significativamente más tiempo en acercarse a las personas y permanecieron menos tiempo con ellas que los gatos más seguros. Basándose en este y otros estudios, se han identificado dos tipos básicos de personalidad: (a) gatos sociables, seguros de sí mismos y simpáticos; (b) gatos tímidos, vergonzosos y hostiles. Otros estudios añaden un tercer grupo: (c) gatos activos y agresivos.

 

 

¿Cómo enseña la madre a sus gatitos?

Los gatos son muy buenos aprendiendo mediante la observación (aprendizaje derivado del comportamiento que realiza otro gato). Los gatitos empiezan a utilizar la bandeja para hacer sus necesidades alrededor de los 30 días de vida y aprenden esa conducta mediante la observación de la madre y unas señales olfatorias. Si tienen acceso a presas, la madre empezará a traerlas cuando los pequeños tienen 32-36 días de vida para enseñarles a cazar. A esta edad, los cachorros empiezan a destetarse y a ingerir comida sólida.

El juego entre los gatitos también es un componente importante del desarrollo social, en especial para gatos que hayan de convivir con otros individuos de la misma especie en el futuro.

 

 

¿Qué puedo hacer para aumentar las posibilidades de tener un gato bien socializado?

a) Selección.

La genética individual desempeña un papel crítico por lo que respecta a la futura sociabilidad del gato y a sus respuestas de juego, miedo o excitación. El primer paso para asegurarse de que el gato será sociable y amistoso es elegir el gatito apropiado para cada familia en particular. Dado que hay diferentes tipos de personalidad, la cuestión es si estas personalidades pueden determinarse en el momento de la selección, sin olvidar que su desarrollo es multifactorial y muy dinámico. Hay varios factores a tener en cuenta.

 

Como era de esperar, los estudios han confirmado que la personalidad no sólo se hereda de la madre, una parte también se hereda del padre. En particular, hay un fuerte componente paternal en cuanto a la osadía del gato, que aumentará su naturaleza exploratoria y hará que tienda a ser más interactivo y sociable.

Además de la genética, el modo y la frecuencia de manipulación de los cachorros, el número de gente que los toca y la interacción con ellos durante la alimentación son factores muy importantes para la socialización de los gatos. El periodo de socialización más importante es el que va de las dos a las siete semanas de vida.

A la hora de seleccionar un gatito hay que tener en cuenta la raza, evaluar el ambiente en el que se está criando y observar a los padres siempre que sea posible. Hay algunas preguntas que pueden ayudar a conocer al gatito. ¿Ha tenido una exposición adecuada a las personas (adultos y niños)?, ¿han interaccionado con él el tiempo suficiente (idealmente un mínimo de 15 minutos al día)?, ¿cómo se comporta el gatito cuando lo cogen los futuros propietarios?, ¿bufa, araña y muerde o ronronea y busca afecto?, ¿se aproxima a las personas o se mantiene alejado?, ¿cuál es el historial de los padres en cuanto a su comportamiento?, ¿cazaban?, ¿cuáles son las preferencias de los padres en cuanto a comida y lugares para hacer sus necesidades?

b)  Manipulación temprana.

Los gatitos que se manipulan y estimulan desde el nacimiento son más seguros y sociables, desarrollan más conducta exploratoria, maduran más rápido y son más capaces de sobrellevar el estrés al ir creciendo.

c)  Apego.

El grado de apego que se establece entre las personas y los gatos es variable. Los dos factores más importantes parecen ser la personalidad genética del gato y la cantidad de socialización que recibe durante el periodo sensible entre las 2 y las 7 semanas de vida. Este periodo empieza y termina antes que en perros, por lo que el entorno del que procede el cachorro es muy importante para determinar su sociabilidad en el futuro.

 

 

¿Cómo debo presentar al gatito su nueva casa?

La interacción del gato con el nuevo propietario empieza durante el camino a casa. En el coche, todos los gatos deberían viajar dentro de un transportín. Al llegar a casa, debe colocarse al gato en una zona pequeña y tranquila con agua y una bandeja para hacer sus necesidades. Si es posible, se recomienda utilizar el mismo tipo de material para la bandeja que utilizaban en la anterior vivienda.

La casa debe mostrarse al gatito poco a poco; hay que darle tiempo para investigar las nuevas zonas. Al principio se le puede ayudar limitándole el espacio y supervisándolo, pero sin interferir con sus investigaciones. Cuando el gato se mantiene tranquilo en una zona, se le puede facilitar el acceso a otras áreas de la casa.

 

 

Juego y manejola_socializacin_en_los_gatos-5

Los gatitos necesitan muchas oportunidades para jugar. Acechar, atacar y saltar son comportamientos naturales de los gatos y además ayudan a su desarrollo muscular y neuronal. Funcionan muy bien los juguetes poco pesados que se mueven rápido, pero han de ser lo bastante grandes para que no puedan tragárselos. No es recomendable utilizar las manos u otras partes del cuerpo para jugar con ellos ya que si se complica el juego pueden producir heridas.

Dependiendo de la personalidad y de las experiencias previas del gatito, puede disfrutar y aceptar determinadas formas de manipulación o caricias o puede rechazarlas. Para que el gato aprenda a aceptar y disfrutar distintos tipos de contacto físico con personas, es importante que las manos de esas personas se asocien con experiencias positivas y que se eviten los castigos físicos. Debe empezarse con las manipulaciones que el gato disfrute o acepte y darle premios durante las primeras sesiones. Una vez el gato asocia la comida con estas sesiones, se pueden practicar sesiones más largas o más intensas. De esta forma se puede acostumbrar al gato a las caricias, al cepillo, a los cortes de uñas e incluso al baño.

Es importante recordar que los castigos físicos no son recomendables, ya que pueden asustar al gato y hacer que tenga miedo a estar en brazos.

This client information sheet is based on material written by: Sarah Heath, BVSc, DECVBM-CA, MRCVS, Daniel S. Mills, BVSc, PhD, ILTM, CBiol, MIBiol, MRCVS.

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.

Location Hours
Monday8:00am – 7:30pm
Tuesday8:00am – 7:30pm
Wednesday8:00am – 7:30pm
Thursday8:00am – 7:30pm
Friday8:00am – 5:00pm
SaturdayClosed
SundayClosed

I Love SCAH!