Modificacion de la Conducta: Desensibilización, Contra-Condicionamiento e Inunda

Contra-condicionamiento y desensibilizaciónmodificacion_de_la_conducta

El contra-condicionamiento y la desensibilización sistemática son formas muy eficaces de cambiar las conductas. Generalmente se usa una combinación de ambas técnicas para reducir ciertos comportamientos (miedos, excitación, agresión) asociados a situaciones específicas. La desensibilización es una forma segura de exponer el animal a un determinado estímulo, y el contra-condicionamiento se utiliza para que el animal realice el comportamiento alternativo deseado.

 

¿Qué es el contra-condicionamiento?

El contra-condicionamiento es un proceso en el que se enseña una tarea o una conducta diferente a la que se mostraba ante una determinada situación. Por ejemplo, si un perro sale corriendo hacia la puerta cuando suena el timbre, la nueva tarea consistirá en sentarse en silencio. Se condiciona una nueva respuesta, sentarse, que va en "contra" de lo que el animal hacia previamente, salir corriendo. Para enseñar la nueva tarea, primero hay que practicar en lugares y situaciones que no estimulen la conducta que se desea cambiar.

 

¿Qué es la desensibilización?

La desensibilización es la exposición gradual a situaciones o estímulos que previamente provocaban una conducta inapropiada. La intensidad inicial del estímulo tiene que ser muy baja para que el animal no responda, e ir aumentando progresivamente. A medida que el animal va experimentando el estímulo sin responder inadecuadamente, se va volviendo "menos sensible" al estímulo, y la conducta no deseada desparece con el tiempo. La clave de una desensibilización efectiva es el diseño de la exposición gradual al estímulo al que se va a someter al animal.

 

¿Cómo se utilizan estas técnicas en el adiestramiento?

Siguiendo el ejemplo de la puerta, hay que empezar enseñando al perro a sentarse al lado de la puerta. Se utiliza comida para tentar al animal y como premio por sentarse. El estar sentado es incompatible con la conducta que se desea cambiar, correr hacia la puerta cuando suena el timbre; esto es el contra-condicionamiento. Puede llevar días o semanas que el perro aprenda a obedecer de una forma constante a realizar la tarea cuando se le ordena.

A continuación, se adiestra al animal para que se siente en presencia del estímulo: el timbre. Se desensibiliza al perro presentando los diferentes estímulos asociados al timbre, como el ascensor o el sonido de voces al otro lado de la puerta, para que permanezca feliz y relajado en lugar de ansioso y agresivo. Se puede empezar, por ejemplo, con algún conocido que permanezca al otro lado de la puerta, así el perro practica el comportamiento adecuado cuando es fácil. Poco a poco se hace que la situación creada se parezca cada vez más a la real. Otra posibilidad consiste en mantener al perro sentado y hacer sonar el timbre en otro lugar de la casa y sin los estímulos asociados. Todos estos experimentos deben realizarse muchas veces en diferentes situaciones antes de introducir completamente la situación real de que alguien vaya a la casa y haga sonar el timbre.

 

modificacion-de-la-conducta-2

¿Qué más se puede hacer para diseñar una exposición gradual al estímulo para la desensibilización? 

En el ejemplo anterior, puede empezarse haciendo que el animal se siente en otro punto de la casa, o hacer sonar timbres en otros sitios para que suenen con poca intensidad e ir acercándolos poco a poco para que el animal se vaya acostumbrando.

Existen diversas formas de organizar los estímulos de más suave a más fuerte para realizar la desensibilización. Se puede empezar desde lejos e ir acercándose progresivamente mientras el animal es contra-condicionado eficazmente; pueden presentarse los estímulos sonoros variando la intensidad del volumen; una mascota que presenta respuestas agresivas hacia hombres con barba, puede desensibilizarse presentando gradualmente a niños, chicos adolescentes, jóvenes, hombres sin barba, hombres conocidos con barbas falsas y finalmente hombres con barba, al mismo tiempo que se puede modificar la distancia, etc.

Para que los programas de desensibilización y contra-condicionamiento sean eficaces es necesario tener muy buen control sobre el animal, ofrecerle recompensas que le motiven mucho y mantener un buen control de los estímulos y un buen diseño del gradiente de desensibilización. Una correa y un collar de cabeza suelen ser la mejor manera de asegurarse el control sobre el perro. Cada sesión debe planificarse con detenimiento. Las mascotas que reciben un castigo por una conducta inapropiada (miedo, agresividad) durante el readiestramiento, padecerán más ansiedad asociada al estímulo. Los propietarios que tratan de tranquilizar o calmar a  los animales cuando estos muestran temor, reforzarán esta conducta y, por lo tanto, el problema empeorará. Además, hay que tener en cuenta que si un animal amenaza o responde inadecuadamente  a un estímulo (persona, otro animal) y éste desaparece por la razón que sea, la conducta se ve reforzada.

 

¿Qué es la "inundación"?

Otra técnica que puede utilizarse para reducir ciertas formas de actividad no deseada, como el miedo, es exponer continuamente el animal al estímulo hasta que se calme (se habitúa). Esta técnica sólo funciona si el estímulo no está asociado a ninguna consecuencia negativa. El animal debe estar expuesto al estímulo tanto tiempo como sea necesario para que se calme. Una vez el animal está expuesto, el estímulo no debe eliminarse o desaparecer hasta que el animal se tranquilice. Cuando el animal se calma, se le puede recompensar para asegurar una asociación positiva entre estar calmado y el estímulo. Si se recompensa antes, se reforzara el comportamiento inadecuado. Debe evitarse el castigo ya que podría llevar a una asociación negativa con el estímulo. Puesto que ésta técnica requiere una exposición continua al estímulo hasta que el animal se calme, debe utilizarse con precaución y teniendo en cuenta el bienestar de todos los implicados en el programa. Es eficaz para miedos no demasiado intensos y es recomendable empezar con el estímulo a una intensidad baja. En la práctica, se puede mantener al animal en una jaula o sujetarlo con un collar de cabeza y una correa durante la exposición al estímulo para evitar que se escape o que lesione a otros animales o personas.

This client information sheet is based on material written by: Sarah Heath, BVSc, DECVBM-CA, MRCVS, Daniel S. Mills, BVSc, PhD, ILTM, CBiol, MIBiol, MRCVS.

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.

Location Hours
Monday8:00am – 7:30pm
Tuesday8:00am – 7:30pm
Wednesday8:00am – 7:30pm
Thursday8:00am – 7:30pm
Friday8:00am – 5:00pm
SaturdayClosed
SundayClosed

I Love SCAH!