Cachorros- recomendaciones - Perros

Nos gustaría felicitarle por la adquisición de su nuevo cachorro. Ser propietario de un cachorro es una experiencia extremadamente satisfactoria, pero además conlleva cierta responsabilidad. Esperamos que estas notas que le ofrecemos le sean de ayuda. Si tiene alguna pregunta relacionada con cualquier tema sobre la salud de su cachorro, por favor no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

¿Qué tipo de juegos he de esperar de un cachorro? cachorros_recomendaciones_para_nuevos_propietarios

Estimular el juego es importante durante la primera semana. El acecho y el ataque son conductas importantes y necesarias en el cachorro para un desarrollo muscular adecuado. Si estimula lo suficiente esta conducta con juguetes, será menos probable que su mascota pretenda realizar actividades similares con miembros de la familia. Los mejores juguetes son los que pesan poco y son móviles, como pelotas de goma o simplemente un montón de papeles. Hay que evitar cualquier juguete que sea lo bastante pequeño como para tragarse.

 

¿Puedo educar  al cachorro?

Quizá deba educar a su cachorro si su comportamiento amenaza a las personas o la propiedad, pero han de evitarse castigos severos. Dar palmadas o hacer sonar bocinas o silbatos puede ser lo bastante intimidatorio para inhibir comportamientos indeseados. En cualquier caso, siempre es preferible el castigo indirecto, que consiste en utilizar algo que no parece estar relacionado con la persona que castiga para parar el problema.  Por ejemplo, usar botes de aerosol, tirar un objeto en dirección al cachorro para asustarlo (pero sin darle) o hacer ruidos fuertes. El castigo indirecto es preferible porque el cachorro lo relaciona con la conducta no deseada y no con usted.

 

¿Cuándo he de vacunar a mi cachorro?  cachorros-recomendaciones-para-nuevos-propietarios-7

Hay muchas enfermedades que son fatales para los perros. Afortunadamente muchas de ellas pueden prevenirse mediante el uso de vacunas que, para ser efectivas, han de administrarse en forma de varias inyecciones. Lo ideal es vacunar aproximadamente entre las 6 y 12 semanas de edad contra el moquillo, la hepatitis, la parvovirosis, la parainfluenza y algunas enfermedades renales. En zonas en las que exista mayor riesgo de infección su veterinario puede aconsejarle una inyección adicional alrededor de las 16 semanas. Merece la pena además considerar la vacunación contra la traqueobronquitis, normalmente conocida como tos de las perreras, aunque puede afectar a muchos perros que no hayan estado jamás cerca de una perrera. Esta vacunación puede realizarse al mismo tiempo que las otras y no requiere una inyección, sino la aplicación de unas gotas en el hocico.

 

¿Por qué necesita el cachorro más de una vacunación?

Cuando el cachorro está mamando recibe de su madre una forma temporal de inmunidad a través de la leche. Esta inmunidad se adquiere en forma de unas proteínas denominadas anticuerpos. Durante las primeras 24 a 48 horas de vida, el intestino del cachorro permite la absorción de muchos de estos anticuerpos directamente a la circulación sanguínea.  Después, durante la lactación, se siguen transfiriendo anticuerpos a partir de la leche, aunque no en grandes cantidades. Esta forma de inmunidad beneficia al cachorro durante las primeras semanas de vida, pero llega un momento en que estas defensas decaen y el cachorro ha de desarrollar una forma de protección de larga duración. Las vacunaciones se utilizan con este fin. Mientras los anticuerpos de la madre estén presentes, las vacunaciones no tendrán la oportunidad de estimular el sistema inmune del cachorro, porque interfieren con él y neutralizan la vacuna.

Existen muchos factores que determinan en qué momento va a ser capaz el cachorro de responder a la vacunación, como el nivel de inmunidad de la madre, la cantidad de anticuerpos que se han absorbido, o el número de vacunas que ha recibido. No sabemos con certeza en qué momento desaparecerá la inmunidad a corto plazo del cachorro y por eso se le administra una serie de vacunaciones. Es de esperar que al menos dos de ellas se apliquen en un  momento en que el perro haya perdido la inmunidad materna pero no se haya expuesto a la enfermedad. Una única vacunación, aunque sea efectiva, es probable que no estimule lo suficiente la inmunidad a largo plazo que es tan importante para el cachorro.

Las vacunas actuales pueden superar la inmunidad maternal además de proteger al cachorro. Además,  no causan enfermedad aunque los anticuerpos maternales estén todavía presentes.

 

¿Tienen gusanos todos los cachorros?

Los parásitos intestinales son frecuentes en los cachorros, que pueden infectarse antes de nacer o durante la lactación, a través de la leche materna. El examen microscópico de una muestra fecal  ayudará normalmente a determinar la presencia de parásitos. Los antiparasitarios actuales son seguros y eficaces y es recomendable administrar dos dosis separadas dos semanas, a partir de los quince días de vida. Es importante repetir el tratamiento ya que habitualmente sólo son  eficaces para los parásitos adultos. En 3 o 4 semanas las formas larvarias habrán madurado y será necesario tratarlas.

Los gusanos redondos suponen un riesgo bajo pero real para niños inmunológicamente susceptibles, por ello es una buena práctica administrar antiparasitarios regularmente a su perro durante toda la vida. Hoy en día las existen antiparasitarios combinados que sirven para tratar gusanos planos y redondos y pueden administrarse en forma de comprimidos, líquidos o gránulos que se pueden mezclar con la comida.

Es recomendable que todos los perros adultos se desparasiten al menos dos veces al año y con mayor frecuencia si están en contacto con niños pequeños.

Los gusanos planos son los parásitos intestinales más frecuentes en el perro. Los cachorros se infectan cuando tragan pulgas que contienen huevos del parásito en su interior. Cuando el cachorro mastica o se lame la piel tras la picadura de la pulga, puede llegar a tragársela. La pulga es digerida en el intestino del perro, el gusano plano emerge y se ancla a la mucosa intestinal. Por eso la exposición a las pulgas puede provocar una nueva infección en un intervalo de tan sólo dos semanas.

Los perros con gusanos planos eliminan pequeños segmentos de estos parásitos en las heces.  Son fragmentos de color blanco de unos 3 mm de largo, parecidos a granos de arroz y que  pueden verse en movimiento en la superficie de las heces. También pueden quedarse pegados debajo de la cola. En estos casos se secan, reducen su tamaño a la mitad y adquieren un color dorado.

La eliminación de estos segmentos no es constante y puede ser necesaria la inspección de varias muestras para encontrarlos. Podemos examinar la muestra de heces en nuestro laboratorio y no encontrarlos, y quizá los vea usted en casa al día siguiente. Si los encuentra en cualquier momento, por favor comuníquenoslo y le proporcionaremos el antiparasitario adecuado.

 

Hay una gran variedad de comidas para perros.  ¿Qué le debo de dar a mi cachorro? cachorros_recomendaciones_para_nuevos_propietarios-3

La dieta es extremadamente importante en los meses de crecimiento y hay varios criterios que deben cumplirse cuando selecciona una alimentación para su cachorro.

1.       Le recomendamos que utilice una marca conocida de pienso.

2.       Asegúrese de que está especialmente formulada para cachorros

3.       Siga los consejos del paquete o lata y si tiene cualquier duda o preocupación, póngase en contacto con nosotros

Puede alimentar a su cachorro con piensos, alimentos en lata o alimentos semihúmedos. Cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes. El pienso es definitivamente el más barato, se puede dejar en el plato del perro sin que se deseque y las marcas buenas son tan nutritivas como cualquier otra forma de alimento. La mayoría de los veterinarios recomendarán pienso para su cachorro, a no ser que sea muy caprichoso y sea preferible, en ese caso, un alimento en lata o semihúmedo. De todas formas se ha de tener en cuenta que la comida en lata contiene un 75% de agua comparado con un 10% en el caso del pienso, por eso este último suele salir más barato. Obviamente con solo un 10% de humedad en el pienso comparado con un 70%-80% en los alimentos en lata, parecerá que el cachorro bebe mucho más con el pienso. 

Los alimentos semihúmedos o en lata también son adecuados, aunque son considerablemente mas caros que el pienso. Por lo general se acercan mucho más a las preferencias del perro,  pero no son más nutritivos. Si alimenta a su perro con una comida que sepa muy bien, corre el riesgo de convertirlo en un animal con un gusto caprichoso. Además, los alimentos semihúmedos tienen alto contenido en azúcar. 

Las dietas caseras no son recomendables. Normalmente saben muy bien y los perros empezarán a preferirlas en lugar del alimento comercial para perros, que es mucho más equilibrado. Si decide alimentar a su animal con comida preparada en casa, asegúrese de que al menos un 90% de la dieta es comida comercial de buena calidad especial para cachorros.

Aunque nosotros preferimos tener una dieta variada, la mayoría de los perros prefieren no cambiar a no ser que se hayan acostumbrado a ello debido al método de alimentación utilizado. No se sienta culpable si su perro es feliz comiendo la misma comida día tras día, semana tras semana.

Los anuncios de comida para perros pueden ser equívocos. Si presta atención comprobará que los anuncios promocionan la comida para perros basándose exclusivamente en un punto: EL SABOR y raramente mencionan la nutrición. La mayoría de las comidas de tipo "gourmet" se anuncian para atraer a los propietarios que quieren lo mejor para su perros, pero no ofrecen ninguna ventaja nutricional sobre una comida convencional de buena calidad, y son mucho más caras. Si su perro recibe comida de este tipo durante mucho tiempo, probablemente acabará rechazando otros alimentos y cuando necesite una dieta especial debido a un problema de salud más adelante, es poco probable que la acepte. Por ello no recomendamos la utilización de comidas de tipo "gourmet".

 

¿Cómo puedo asegurarme de que mi cachorro está bien? cachorros-recomendaciones-para-nuevos-propietarios-4

El período de socialización del cachorro transcurre entre las 4 a 12 semanas de edad.  Durante ese tiempo el cachorro es muy impresionable frente a las influencias sociales. Si tiene buenas experiencias con hombres, mujeres, gatos, otros perros, etc., es probable que los acepte sin problemas durante el resto de su vida.  Si no tiene ninguna experiencia o éstas son desagradables, puede volverse aprensivo o reaccionar de forma hostil ante ellas. Por eso, es importante que el cachorro esté expuesto al máximo de situaciones e influencias sociales durante el periodo de socialización.  No obstante, dado que el cachorro no tendrá un sistema inmune completamente desarrollado hasta aproximadamente las 14 semanas de edad, surge el dilema de intentar socializarlo por un lado y por otro mantenerlo aislado de la exposición a enfermedades potencialmente dañinas. El objetivo es encontrar un equilibrio y, evidentemente, no exponerlo a enfermedades a la vez que se asegura la máxima socialización posible con personas y animales.

 

¿Qué se puede hacer con las pulgas en los cachorros?

Muchas de las preparaciones para el control de pulgas en adultos no son adecuadas para cachorros. Es mejor consultar a su veterinario acerca del control de las pulgas en el animal joven. Hoy en día existen productos de última generación que pueden utilizarse incluso en cachorros muy pequeños. Hay que tener en cuenta que es tan importante el control de las pulgas en el cachorro como en el adulto y que siempre debe acompañarse del control los parásitos en el ambiente.

 

Las uñas de mi cachorro son muy afiladas, ¿puedo limarlas?

Los cachorros tienen las uñas muy afiladas. Pueden acortarse y redondearse con una lima o un trozo de papel de lija o con una tijera de uñas o un cortauñas especial. De todas formas si recorta demasiado la uña, seccionará la médula y se producirá dolor y sangrado. Si el cachorro tiene las uñas blancas o claras puede verse la médula como una raya rosa a través de la uña. Si son negras, es más difícil localizarla y han de cortarse sólo alrededor de un milímetro cada vez. Si el cachorro se queja, es probable que esté cerca de la médula. Es recomendable tener un lápiz coagulante a mano porque así, si corta la médula por descuido puede detener la hemorragia sin causar dolor o molestias al cachorro. Si tiene cualquier duda, por favor consúltenos y le enseñaremos exactamente como cortar las uñas.

 

¿Qué son los ácaros del oído?

Los ácaros de los oídos (Otodectes cynotis) son pequeños parásitos que viven en el canal del oído de los perros (y gatos). Los síntomas más habituales de infección por ácaros de los oídos son los movimientos bruscos de cabeza y el rascado. En ocasiones los oídos parecen sucios porque se forma un material negruzco en el canal auditivo que el perro expulsa al exterior sacudiendo la cabeza. El instrumento que utilizamos para examinar el canal auditivo (otoscopio) dispone de una lente de aumento que nos permite ver estos ácaros y a veces los detectamos al examinar al microscopio una muestra de la secreción oscura presente en el canal. Los ácaros de los oídos pasan la mayor parte del tiempo dentro del canal auditivo, aunque también pueden encontrarse en la cara, alrededor de las orejas e incluso en la base de la cola, ya que los perros son capaces de flexionar el cuerpo y acercar la cabeza a esa región. La transmisión se produce mediante contacto directo entre animales y los ácaros se pueden transmitir entre perros y gatos. Son más frecuentes en camadas de cachorros  si la madre está infectada o ha estado en contacto con gatos infectados.

Las infecciones de los oídos pueden cursar con la producción de un exudado oscuro en el canal del oído. Cuando examinamos al cachorro es importante asegurarse de que este material negro se debe a los ácaros y no a una infección. Por favor no nos pida que le demos la medicación directamente sen llegar a un diagnóstico concreto.

 

¿Por qué he de castrar a mi perra?

cachorros-recomendaciones-para-nuevos-propietarios-5bLa castración conlleva una serie de ventajas. Los celos en la hembra implican 2 o 3 semanas de sangrado vulvar, que puede ser bastante molesto cuando su animal vive dentro de casa. Durante este periodo atrae a todos los perros machos de los alrededores, lo que en ocasiones puede causar ciertas molestias. Su perra tendrá un celo cada 6 meses y en algunos casos, a pesar de sus esfuerzos, se quedará preñada. La castración supone la retirada del útero y los ovarios y con ella se evitan camadas indeseadas y la presencia de celos.

Se ha probado que a medida que la perra se hace mayor, la incidencia de cáncer de mama y las infecciones uterinas son más frecuentes si no se ha castrado. La castración antes de que la perra presente el primer celo evitará estos problemas. Si no piensa criar, le recomendamos que castre a su mascota bien junto antes del primer celo o entre los dos primeros celos. Es importante castrar sólo a los cachorros que estén bien desarrollados y sanos. Consulte con su veterinario.

 

¿Por qué he de castrar a mi perro macho?

La castración ofrece varias ventajas. Los perros machos se verán atraídos por hembras en celo y treparán o atravesarán verjas para encontrarla. Además, los machos enteros son mas agresivos y más propensos a las peleas, especialmente con otros perros. Por otro lado, cuando el perro se hace mayor, es frecuente que la próstata aumente de tamaño y dificulte así la defecación y la micción. La castración resolverá o reducirá todos estos inconvenientes de tener un perro macho. Vale la pena recordar que todos los perros guía, perros para sordos, o perros para minusválidos, tanto hembras como machos, se castran de forma rutinaria. Estudios recientes indican que los cachorros inmaduros pueden castrarse siempre que estén sanos y bien desarrollados para su edad. Consulte con su veterinario.

 

¿Si quiero criar con mi perra, cuándo debo hacerlo?

Si piensa criar con su perra, por lo menos ha de haber tenido uno o dos celos primero. Así tendrá tiempo para madurar físicamente y será una mejor madre sin que la gestación y la lactación sean una sobrecarga física para ella. No recomendamos criar tras los cinco años de edad a no ser que el animal haya criado ya antes. Tener una camada por primera vez después los cinco años de edad aumenta el riesgo de sufrir problemas durante la gestación y/o el parto. Una vez que su perra haya tenido su última camada, vale la pena considerar la castración para prevenir infecciones uterinas y otros problemas reproductivos.

 

Educando a su cachorro

Ser un propietario responsable implica tener un perro bien educado y esa educación ha de empezar desde que se adquiere el cachorro. Los pequeños están aprendiendo continuamente desde el momento en el que abren los ojos y los criadores responsables se asegurarán que su educación haya comenzado antes de que usted adquiera el cachorro a las 6-8 semanas de edad.  Recuerde que la educación no es un proceso puntual sino que ha de prolongarse durante todo el tiempo que pasemos con el perro.

La educación y la socialización están relacionados. Un perro bien socializado es un perro bien educado y viceversa. Por eso es necesario socializar a los cachorros.  Tanto miembros de la familia como extraños deben interaccionar con el cachorro lo antes posible y después se han de presentar a otros perros, preferiblemente cachorros, tan pronto como el programa de vacunación lo permita.  Muchos clubes de entrenamiento y clínicas veterinarias hoy en día  dan clases de cachorros para iniciar la educación y asegurar que el cachorro se socialice bien. Pregunte a su veterinario. La educación básica de un cachorro no es una tarea muy difícil siempre y cuando se sigan unas normas:

1.       Ordene tareas simples y dé un solo paso cada vez.cachorros-recomendaciones-para-nuevos-propietarios-8

2.       Enseñe sonidos o palabras para cada orden pero no frases largas. 

3.       Cuando intente enseñar a su cachorro a responder a su orden, evite distracciones y actividades competitivas. Nunca conseguirá que su perro aprenda a andar con collar y correa en su jardín si la tía Paqui está jugando a la pelota con su madre en otra parte del jardín.

4.       Sea agradecido y no tema utilizar comida como premio. 

5.       Ignore los fracasos y sobre todo no castigue al cachorro.

6.       Sea constante y asegúrese de que el resto de miembros de la familia también lo es.

Los clubes locales de entrenamiento son un medio ideal para asegurar la socialización y la participación del perro y el propietario en los métodos básicos de aprendizaje. Existen otros sistemas de educación, como los cursos individuales, que se limitan a un propietario y un perro con un entrenador, o en ocasiones se envía el perro a un adiestrador para que lo eduque con métodos menos divertidos y que a veces no tienen tanto éxito como aquellos en los que participan tanto el propietario como el perro. Con frecuencia se reservan para animales problemáticos que han de seguir una terapia de comportamiento.

Su veterinario le puede aconsejar al respecto de forma gratuita y las autoridades locales suelen disponer de listas con centros de entrenamiento.

 

This client information sheet is based on material written by: Trevor Turner, BVetMed, MRCVS, FRSH, MCIArb, MAE.

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.

Location Hours
Monday8:00am – 7:30pm
Tuesday8:00am – 7:30pm
Wednesday8:00am – 7:30pm
Thursday8:00am – 7:30pm
Friday8:00am – 5:00pm
SaturdayClosed
SundayClosed

I Love SCAH!