Enfermedad de los Sacos Anales

¿Qué son los sacos anales?enfermedad_de_los_sacos

Popularmente denominados 'glándulas anales' son dos pequeñas bolsas situadas a ambos lados del ano aproximadamente hacia las 4 y las 8 en punto. Están cubiertos de numerosas glándulas sebáceas (cutáneas) especializadas que producen una secreción de olor desagradable. Cada saco está conectado con el exterior mediante un pequeño conducto que se abre justo en el ano.

 

¿Cuál es su función?

Estas "glándulas" están presentes tanto en perras como en perros y su secreción actúa como un marcador territorial. Normalmente se vacían cuando el perro defeca y ese es el motivo por el que los perros muestran tanto interés por las heces de otros congéneres.

 

¿Por qué son importantes?

La enfermedad de las glándulas (sacos) anales es habitual en el perro. Debido a un bloqueo de los conductos, los sacos se impactan con frecuencia y su secreción se vuelve más densa, lo que hace que la evacuación de las heces resulte dolorosa. El material secretado por las glándulas anales es un medio ideal para la multiplicación de los gérmenes y se puede formar fácilmente un absceso. En estos casos el dolor es más intenso y en ocasiones aparece una inflamación de color rojizo a ambos lados del ano indicando la presencia de un absceso. Es frecuente que estos abscesos revienten liberando un pus verdoso- amarillento o sanguinolento.

 

¿Cómo sabré si mi perro tiene problemas en los sacos anales?

Por norma general el primer síntoma es que el perro arrastre la región anal por el suelo.  También puede lamerse en exceso o mordisquearse la base de la cola. La impactación e infección de los sacos anales es un proceso muy doloroso y perros que habitualmente son muy tranquilos rechazan cualquier manipulación cerca de la zona anal. En ocasiones puede observarse inflamación, como ya se ha indicado, o incluso una secreción purulenta si el absceso ha reventado.

 

¿Qué debo hacer?

Los problemas de glándulas anales son frecuentes en cualquier perro, independientemente de su raza o tamaño. Si tiene alguna sospecha, no dude en llamarnos. El tratamiento para la impactación consiste en extraer el material solidificado presionando los sacos. Si son muy dolorosos, puede ser necesaria una sedación o incluso una anestesia general. Cuando las glándulas están infectadas han de administrarse antibióticos sistémicos y en ocasiones también es necesaria la administración local. Los abscesos pueden requerir el drenaje quirúrgico. 

 

¿Es frecuente que vuelva a aparecer la enfermedad?

Muchos perros sufren impactaciones repetidas de los sacos anales por bloqueo de las secreciones en los conductos o en los mismos sacos. Si son muy frecuentes se recomienda la extirpación quirúrgica de los sacos, ya que los tratamientos muy repetidos tienen como consecuencia la formación de tejido cicatricial y el estrechamiento de los conductos.


anestesia-2

¿No son necesarias para el perro las glándulas anales?  ¿Puede tener algún efecto secundario la extirpación quirúrgica?  ¿No las echará de menos?

Como ya hemos explicado las glándulas anales producen una secreción de olor desagradable que permite al perro marcar su territorio. Con la domesticación, el marcaje ya no es necesario y la escisión quirúrgica no supone ningún inconveniente para el animal.


¿Existe algún otro riesgo relacionado con la cirugía?

Se trata de una cirugía especializada, pero dado que el problema es tan frecuente, es una intervención que los veterinarios realizan de forma habitual. Los anestésicos modernos han disminuido los riesgos anestésicos considerablemente pero, como en toda cirugía, las anestesias generales conllevan un riesgo por pequeño que sea. 

En algunas ocasiones se observa una pérdida de control sobre la evacuación después de la cirugía. Esta alteración dura algunas semanas y se debe a la lesión de pequeñas terminaciones nerviosas que se encuentran alrededor de los sacos. No obstante, es una complicación poco frecuente y suele resolverse sin necesidad de tratamiento. En casos crónicos de impactación o infección de los sacos anales, la cirugía es, por desgracia, la única cura permanente.


Mi perro es muy nervioso y a veces parece que  vacía sus glándulas anales. ¿Es normal esta conducta?

Es bastante frecuente que los perros vacíen o 'expriman' sus propias glándulas, sobre todo si están asustados. Algunos perros incluso parecen perder el control del ano o de los conductos de los sacos anales mientras descansan de forma que pueden expulsar pequeñas cantidades de secreción. La consecuencia inmediata de este fenómeno es la presencia de un olor desagradable y persistente en la casa. En estos casos también se recomienda la escisión quirúrgica.

This client information sheet is based on material written by: Trevor Turner, BVetMed, MRCVS, FRSH, MCIArb, MAE.

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.

Location Hours
Monday8:00am – 7:30pm
Tuesday8:00am – 7:30pm
Wednesday8:00am – 7:30pm
Thursday8:00am – 7:30pm
Friday8:00am – 5:00pm
SaturdayClosed
SundayClosed

I Love SCAH!