Otitis Externa

¿Con qué frecuencia se dan las infecciones de oídos en los perros?otitis-externa-infecciones-de-odo

La infección del canal auditivo externo (parte externa del oído) por bacterias u hongos se denomina otitis externa y es una de las infecciones más frecuentes en el perro. Algunas razas, en particular las que tienen orejas largas y peludas como el Cocker Spaniel, el Caniche miniatura, o los pastores ingleses, parecen más propensas a las infecciones de oídos, aunque pueden ocurrir en cualquier raza.

 

¿Cuáles son los síntomas de una infección de oídos?

Los perros con infecciones de oídos presentan incomodidad e irritación del canal auditivo. El perro sacude la cabeza y se rasca en un intento de eliminar el exudado y el líquido acumulado en el oído. Las orejas se enrojecen e inflaman,  desprenden mal olor y es frecuente que se produzca una secreción  amarillenta.


¿No son los mismos síntomas que producen los ácaros en los oídos?

Los ácaros de los oídos pueden provocar varios de estos síntomas, incluyendo la producción de un exudado negruzco, el rascado y los movimientos bruscos de la cabeza. No obstante, las infecciones por ácaros son más frecuentes tras la introducción en la casa de un cachorro portador de los parásitos. A veces los ácaros crean un ambiente dentro del canal auditivo que puede llevar a una infección secundaria por bacterias y hongos. En el momento en el que el perro se presenta al veterinario puede que los ácaros hayan desaparecido pero quede una infección importante en el oído. 


Ya que los síntomas son tan parecidos y casi siempre indican una infección, ¿ puedo limitarme a recoger la medicación sin pedir una visita?

Hay varios tipos de bacterias y al menos un tipo de hongo que pueden causar infecciones de oído. Sin saber el tipo de infección de que se trata, no sabremos qué tipo de medicación hay que administrar. Por otra parte, algunas infecciones se deben a la presencia de un cuerpo extraño o un tumor en el canal auditivo. Además, el perro se ha de examinar para asegurarse de que el tímpano está intacto, ya que la administración de determinados fármacos puede dejar al perro sordo si el tímpano está roto. Para ello es necesario que el veterinario explore al animal en la clínica.

 

¿Cómo se sabe qué fármaco hay que utilizar?

En primer lugar se examina el canal auditivo con un otoscopio, un instrumento que dispone de luz y una lente de aumento y permite una buena visualización del canal. Con ello se puede determinar si el tímpano esta intacto y si existe algún cuerpo extraño en el conducto. Cuando un perro presenta dolor intenso y no se deja explorar puede ser necesario sedarlo o anestesiarlo por completo para realizar un examen exhaustivo. El siguiente paso consiste en tomar una muestra de material del canal auditivo y examinarla al microscopio para determinar qué organismo esta causando la infección. El examen microscópico es muy importante para elegir la medicación más adecuada para el tratamiento. En algunos casos también es necesario un cultivo bacteriano antes de instaurar una terapia.

 

¿Cómo se tratan las infecciones de oídos? otitis_externa_infecciones_de_odo-4

Los resultados de la exploración con el otoscopio y el examen bacteriológico suelen  determinar el tipo de tratamiento. Si hay un cuerpo extraño o una garrapata alojada en el canal auditivo, se seda al animal para extraerlos. Como ya se ha apuntado anteriormente, algunos perros presentan secreciones tan abundantes que es necesario sedarlos para limpiar el canal y hacer una exploración completa. El estudio citológico de las secreciones es el que indica la medicación que debe administrarse. A veces se descubre la presencia de infecciones mixtas (bacterias y hongos, o dos tipos de bacterias) y en esos casos es necesario administrar varios fármacos o productos de amplio espectro.

Un objetivo importante de la exploración es buscar enfermedades subyacentes. Muchos perros con infecciones de oído crónicas o recurrentes tienen alergias o problemas de la función tiroidea (hipotiroidismo). Si se sospecha de una enfermedad subyacente, hay que llegar a un diagnóstico y establecer un tratamiento siempre que sea posible. De lo contrario, es difícil que la respuesta al tratamiento sea buena. Pueden conseguirse respuestas temporales, pero la infección recurrirá (por lo general cuando se suspende la medicación). 

 

¿Cuál es el pronóstico?

Casi todas las infecciones pueden curarse si el diagnóstico ha sido correcto, aunque si existe una enfermedad subyacente que no llega a identificarse el tratamiento tendrá menos éxito.  En ocasiones son necesarios varios exámenes antes de dar con un diagnóstico preciso que permita establecer un tratamiento curativo a largo plazo.

 

¿Hasta qué punto es importante tratar una infección de oído?

Los perros afectados son animales tristes ya que los oídos son una fuente constante de dolor que les obliga a rascarse y agitar la cabeza constantemente. Pero ese no es el único problema. Los movimientos bruscos de cabeza y el rascado pueden provocar lesiones en los vasos sanguíneos de la oreja que requieren cirugía para resolverse. Además, las infecciones crónicas pueden penetrar en el tímpano y provocar una infección interna.

 

El canal auditivo de mi perro está casi obstruido. ¿Puede ser un problema?

La obstrucción del canal auditivo es otra consecuencia de las infecciones crónicas de oído.  Hay fármacos que consiguen reducir la inflamación de los tejidos y abrir el canal en algunos animales, pero hay casos que requieren cirugía.

 

¿Cuál es el objetivo de la cirugía?

La cirugía para la obstrucción del canal auditivo se denomina "resección lateral del oído". El objetivo de la intervención es retirar la parte vertical del canal auditivo y extirpar todo el tejido inflamado de la porción horizontal. La primera parte de la intervención es relativamente sencilla, pero la escisión de grandes cantidades de tejido de la porción horizontal es más difícil. En algunos casos es necesario eliminar quirúrgicamente todo el canal, lo que puede tener como consecuencia una incapacidad auditiva permanente.

 

¿Hay algo que deba saber sobre la aplicación de medicaciones en el oído?

Es importante que la medicación llegue a la parte horizontal del canal auditivo. Tenga en cuenta que el canal auditivo externo tiene forma de "L". La porción vertical está conectada con el exterior de la oreja y la horizontal es más profunda y termina en el tímpano. 

Para medicar el oído deben seguirse los siguientes pasos:

Tire suavemente de la oreja para enderezarla y manténgala levantada con una mano. otitis_externa_infecciones_de_odo-3

1.  Administre una pequeña cantidad de la medicación en la parte vertical del canal mientras continúa elevando la oreja. Mantenga esta posición el tiempo necesario para que la medicación llegue hasta la unión entre las porciones vertical y horizontal del conducto auditivo. 

2.  Coloque un dedo por delante de la oreja y el pulgar en la base de la misma.

3  Efectúe un suave masaje del canal entre los dos dedos. Cuando la medicación alcanza la porción horizontal se produce un sonido de líquido característico.

 4. Retire la mano de la oreja y deje que su perro sacuda la cabeza. Si la medicación contiene un disolvente de la cera, el exudado se disolverá y saldrá al exterior.

5.  Si se ha de administrar una segunda medicación, proceda del mismo modo.    

Cuando haya aplicado todos los medicamentos, limpie la parte externa del canal y el interior de la oreja con algodón humedecido en un producto adecuado. No utilice bastoncillos de los oídos ya que tienden a empujar las secreciones hacia el interior del canal auditivo.

 

This client information sheet is based on material written by: Trevor Turner, BVetMed, MRCVS, FRSH, MCIArb, MAE.

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.

Location Hours
Monday8:00am – 7:30pm
Tuesday8:00am – 7:30pm
Wednesday8:00am – 7:30pm
Thursday8:00am – 7:30pm
Friday8:00am – 5:00pm
SaturdayClosed
SundayClosed

I Love SCAH!