Primeros Auxilios Felinos

Las urgencias médicas pueden producirse repentinamente y sin aviso. Es importante para todos los propietarios de gatos tener unas bases mínimas acerca de las urgencias médicas más frecuentes en medicina veterinaria para poder aportar unos primeros auxilios si fuera necesario. Aunque es imposible estar preparados para todo tipo de urgencias, existen algunas guías básicas que deberían seguirse en el caso que su gato se ponga enfermo o tenga algún accidente. Quien sabe si estos pequeños conocimientos pueden salvar la vida de su gato.

 

 

 

¿Qué se considera unos primeros auxilios?

Los primeros auxilios son el tratamiento inicial que damos en una urgencia médica.
Sus objetivos son los siguientes:

  • Preservar la vida
  • Reducir el dolor y las molestias
  • Minimizar cualquier riesgo de invalidez o desfiguración permanente

 

En una situación de urgencia ¿qué debería hacer en primer lugar?

  1. Mantenerse tranquilo y evaluar la escena para descartar cualquier otro tipo de peligro para usted o su mascota.
  2. Mantener su gato caliente, lo más quieto posible, minimizando el movimiento, especialmente si ha habido un trauma, fracturas o presenta algún tipo de síntoma neurológico.
  3. Contacte con su veterinario, infórmele de la situación y siga sus consejos específicos sobre los primeros auxilios.
  4. Para transportar su gato de una manera segura, lo ideal es colocarlo dentro de alguna especie de camilla, como una caja resistente o un transportín para gatos (puede retirar la parte de arriba del transportín, para introducir el gato con más facilidad, evitando así que tenga que empujarle a través de la abertura de la pequeña puerta). Ponga una manta o una toalla gruesa sobre el paciente. Arrópelo bien con la manta para que el gato pueda descansar delicadamente y sin moverse dentro del transportín. La manta ayudará a estabilizar el cuello y la columna y le prevendrá de arañazos y autolesiones.
  5. Llévelo a su veterinario tan pronto como sea posible, pero conduzca con mucho cuidado.

 

¿Existe algún tipo de consejos para inmovilizar mi gato?

La mayoría de animales en estas situaciones estarán asustados o desorientados. Además, el estrés del paciente o del propietario en una situación de urgencia puede hacer que un animal que en condiciones normales es tranquilo y dócil actúe de forma agresiva. Aunque la mayoría de animales asustados responden cuando se les trata con suavidad, o si se les habla con una voz tranquila, acariciando la cabeza o hombros, siempre habrá que actuar con precaución cuando nos acerquemos a un animal herido:

  1. Bozales. Debido a la forma de la cabeza de los gatos, bozales pueden ser difíciles de colocar. Existen bozales específicos para gatos, pero pueden ser difíciles de usar en situaciones de urgencia. En algunas situaciones, puede usarse un bozal improvisado con un trozo de ropa o unas medias, formando un lazo alrededor de la cabeza para prevenir las mordeduras. Si usted es capaz de mantener la mandíbula de su gato cerrada, este bozal será relativamente seguro porque los gatos sólo poséen un músculo para abrir su mandíbula. Si no puede controlarlo, puede envolver la cabeza del gato con una toalla como medida de protección.
  2. También puede envolver el cuerpo del gato agresivo con una bolsa o toalla. Tenga mucha precaución en no comprimir la tráquea o las vías aéreas. Si es posible, mantenga la cabeza expuesta, aunque si el gato es muy agresivo, será más seguro poner todo el gato dentro de la bolsa. NUNCA use este tipo de medidas si sospecha que su gato pueda tener una fractura espinal o fractura ósea.
  3. Si usted sospecha que su gato pueda tener una fractura espinal, debería intentar mantener al gato inmovilizado sobre una tabla, atándolo con correas o cordeles para intentar inmovilizar la cabeza y el cuello. Idealmente, mantenga el gato dentro de una caja grande.

 

¿Cuáles son los signos de shock?

El shock tiene diferentes definiciones. Se trata de una reacción sistémica de todo el cuerpo frente a unas situaciones determinadas. Estas situaciones incluyen trauma, hemorragia o pérdida de sangre de forma aguda, fallo cardíaco y otras causas en las que la circulación sanguínea quede disminuída (p. ej. reacción alérgica grave o un golpe de calor). Una de las cosas más peligrosas en un shock, es una bajada muy rápida de la presión sanguínea. Si no tratamos el shock de forma rápida y efectiva, este puede causar lesiones irreversibles en las células del cuerpo, y puede resultar fatal.

Los síntomas incluyen respiraciones rápidas que pueden ser ruidosas, elevaciones de la frecuencia cardíaca con un pulso débil, mucosas (encías, labios, debajo de párpados) pálidas (incluso blancas), depresión grave (no responden a estímulos) y extremidades frías (patas y orejas). Además, el gato puede presentar vómitos.

 

¿Qué debería hacer si mi gato presenta signos de shock?

Mantenga el gato lo más tranquilo posible e intente mantenerlo caliente cubriéndolo con mantas, toallas o incluso papel de periódico. Después siga los siguientes pasos (A,B,C):

•A.     Por Airway: Vía Aérea.

•B.     Por Breathing: Respiración

•C.     Por Circulation: Circulación

Vía aérea - Cualquier cosa que obstruya las vías aéreas impedirá que el oxígeno entre dentro de los pulmones. Intente limpiar la boca y garganta lo mejor que pueda si están obstruidas por material como vómitos, saliva o cuerpos extraños. Tenga cuidado, su gato puede morderle si está asustado.

Respiración - Si su gato está inconsciente y parece que no respira, apriete suavemente el tórax con la palma de su mano, justo debajo de su hombro, y al mismo tiempo intente sentir los latidos del corazón. Si no encuentra los latidos y su gato permanece inconsciente, aplique las respiraciones de rescate (ver más adelante). ¡Tenga mucho cuidado! Si el gato está asustado puede morderle. Si usted no está seguro del estado de salud y vacunación del gato herido, evite el contacto con los fluidos corporales y la sangre.

Función cardíaca -Si usted es incapaz de detectar latido cardíaco o pulso, o si es muy débil y lento, intente presionar el tórax con la palma de su mano y eleve el tercio posterior del gato para intentar mantener el flujo cerebral. Siga los pasos que se describen más adelante para realizar una re-animación cardiopulmonar (RCP).

 

¿Cómo administrar las respiraciones de rescate a mi gato?

Cuando usted se encuentra ante un gato que no responde, el primer paso es asegurarse que el paciente tiene las vías aéreas abiertas.

  1. Estire cuidadosamente la lengua fuera de la boca.
  2. Extienda la cabeza y el cuello de forma que estén alineados. NO hiperextienda el cuello si sospecha que el paciente tiene un trauma craneal o en el cuello.
  3. Limpie la boca cuidadosamente para eliminar cualquier resto de secreciones que estén obstruyendo las vías aéreas.
  4. Coloque una máscara de resucitación o en su defecto, su mano sobre el hocico del gato, mientras que con la otra mano sujeta la cabeza y cuello de forma extendida. En gatos, se puede improvisar con una taza de plástico o cualquier otro objeto semejante, colocando la parte abierta sobre el hocico y haciendo un agujero en el fondo por donde aplicaremos las respiraciones. Asegúrese de que acopla bien alrededor del hocico y no haya pérdidas.
  5. Sople dentro de las narinas. Administre dos a tress respiraciones y observe si el tórax se mueve. Si el tórax no se mueve, deberá resituar la posición del cuello o buscar una obstrucción en la vía aérea.
  6. Si cree que hay alguna obstrucción que no puede ver, ponga el gato boca a bajo, con la espalda del gato junto a su tórax. De 5 golpes secos, suavemente sobre la caja torácica para intentar expulsar la obstrucción.
  7. Para respiraciones de rescate, administre 20 respiraciones por minuto.
  8. Si el gato sigue sin respirar por sí sólo, puede intentar un punto de acupuntura. Presione fuertemente con la uña de su dedo o con algún objeto punzante en el espacio que hay entre las dos narinas y el labio superior (philtrum nasal). Mantenga la presión durante 10-30 segundos.

 

¿Qué más debería saber sobre una RCP en gatos?

Después de haber establecido una vía aérea y haber empezado las respiraciones de rescate, si sigue sin mostrar signos de vida, usted debería realizar las compresiones cardíacas.

  1. Asegúrese de que no hay una hemorragia grave. Si está sangrado, aplicar alguna técnica para intentar parar el sangrado mientras se realiza la RCP (ver más adelante).
  2. Si es posible, ponga el gato sobre su lado derecho.
  3. Intente sentir (con su palpación) los latidos cardíacos o pulso femoral. El pulso femoral se localiza en la parte interna de la pata posterior en la región de la ingle. Los gatos NO TIENEN un pulso carótido (cuello) que se pueda palpar fácilmente.
  4. Flexione la pata anterior y localice el punto donde el codo toca con el tórax. Suele estar próximo a la mitad de la caja torácica.
  5. Use una mano para comprimir el tórax por ambos lados. Coloque su pulgar en un lado del tórax y los otros dedos en el otro lado. Comprima el tórax de tres a cinco veces seguidos por dos respiraciones de rescate. El radio debería ser alrededor de tres compresiones cada dos segundos.
  6. Intente comprimir el tórax al menos un 30%. Es decir alrededor de 1-2 cm (1/2-1") en un gato de tamaño medio.

 

¿Cuáles son los primeros auxilios en las urgencias más comunes?

Pérdida de sangre:

Una vez que haya llevado a cabo el A,B,C,  si el sangrado persiste y todavía es muy grave, deberá intentar pararlo. Si el sangrado proviene de un almohadilla cortada, intente aplicar un vendaje compresivo, con gasas o ropa. Si el sangrado persiste, y va empapando todos los vendajes que usted coloca, no pierda más tiempo y acuda a su veterinario. La mayoría de heridas sangrantes requerirán un tratamiento médico o quirúrgico. Si las heridas se han producido hace menos de cuatro horas, podrán ser suturadas. Los cortes profundos que se tratan después de cuatro horas de haberse producido tienen alto riesgo de infección y complicaciones y requieren cirugías más complicadas.

Quemaduras y escaldaduras:

Enfríe el área quemada con agua fría lo más rápidamente posible. Cubra el área quemada con toallas húmedas. Si la lesión fué causada por sustancias cáusticas, lave la zona con agua fría durante 15 minutos y póngase en contacto con su veterinario. Aquellos gatos que hayan sido expuestos a temperaturas altas o humo, deberemos ofrecerles agua siempre que se encuentren estables.

Heridas en los ojos:

Las heridas en los ojos son siempre muy dolorosas y pueden provocar anomalías en la visión. Si hemos visto que hay un cuerpo extraño en el ojo (hierba, pelo, trozo de uña), podemos intentar quitarlo con mucha suavidad, irrigando el ojo con suero de irrigación o solución para lentes de contacto. No permita que el gato se rasque o frote el ojo. Siga los consejos de su veterinario tan pronto como sea posible.

Como nota final, cuando se produzca una urgencia o un accidente, es muy importante que lleve su gato a un veterinario tan pronto como sea posible, incluso aunque parezca que se ha recuperado plenamente.

This client information sheet is based on material written by: Ernest Ward, DVM

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.

Location Hours
Monday8:00am – 7:30pm
Tuesday8:00am – 7:30pm
Wednesday8:00am – 7:30pm
Thursday8:00am – 7:30pm
Friday8:00am – 5:00pm
SaturdayClosed
SundayClosed

I Love SCAH!