Vacunas en Gatos - Gatos

Recientes avances en la medicina veterinaria han resultado en un aumento en el número y tipo de vacunas disponibles para los gatos. Además cada día van apareciendo mejoras que hacen que las vacunas sean más seguras y eficaces. Los veterinarios suelen recomendar ciertas vacunas a todos lo gatos, mientras que otras vacunas se recomendarán sólo según las circunstancias. Sea cual sea el caso, la correcta selección devacunas_en_gatos_ vacunas y protocolos siempre requiere consejo profesional.                    

Actualmente, las vacunas que se suelen aconsejarse para todos los gatos cachorros y adultos son la siguientes:

  1. Panleucopenia Felina o VPF (también conocid como la enteritis infecciosa felina o el moquillo felino) que está causado por el virus de la panleoucopenia o parvovirosis felina (VPLF)
  2. Rinotraqueitis Vírica Felina o RVF que está causado por el virus del RVF o herpervirus tipo 1 (VHF-1)
  3. Enfermedad del calicivirus felino que está causada por diversas cepas de calicivirus felino (VCF)
  4. Rabia, causada por el virus de la rabia

 

Las vacunas no rutinarias u opcionales para cachorros y adultos, dependiendo del riesgo  y condiciones de cada animal, incluyen las siguientes enfermedades:

1.Clamidiosis Felina causada por Chlamydophila felis

2. Leucemia Felina causado por el virus de la leucemia felina (FeLV)

3. Peritonitis Infecciosa Felina (PIF) causado por el virus del PIF o coronavirus felino

4. Bordetellosis causado por la bacteria Bordetella bronchiseptica

5. Virus de la inmunodeficiencia felina (FIV)

 

Existen algunas medicaciones que no suelen recomendarse pero que pueden usarse excepcionalmente en condiciones muy específicas:

1. Giardiasis, causada por el parásito protozoo Giarida lamblia

2. Tiña

 

¿Cómo funciona una vacuna?

Las vacunas funcionan estimulando el sistema inmune del gato para que produzca anticuerpos contra un microorganismo concreto, como un virus, bacteria u otros organismos infecciosos. El sistema inmune del paciente estará preparado para reaccionar ante una futura infección contra un determinado microorganismo. De esta manera prevenimos que el gato adquiera la enfermedad o, que si la adquiere, la gravedad de los signos clínicos sea menor y el gato pueda recuperarse antes. En otras palabras, las vacunas imitan la protección (inmunidad) que se produce cuando un animal ha pasado y se ha recuperado de una enfermedad.

El sistema inmune es muy complejo, implica la interacción de diferentes tipos celulares y de tejidos. Las células más importantes en la respuesta inmune son los glóbulos blancos y los tejidos más importantes son los tejidos linfoides, como los ganglios linfáticos.

Una de las funciones más importantes del sistema inmune es la producción de unas proteínas específicas llamadas anticuerpos. Cada microorganismo específico, como el virus de la panleucopenia felina, tiene componentes llamados antígenos. Cuando un antígeno extraño se introduce en el cuerpo, el sistema inmune producirá un anticuerpo que se une o neutraliza a este antígeno concreto. El cuerpo es capaz de producir diferentes tipos de anticuerpos. vacunas_en_gatos-2

Aparte de los anticuerpos, hay células como los linfocitos, que son un tipo de glóbulos blancos capaces de identificar y matar por sí mismos algunos microorganismos. Esta actividad de los linfocitos y otras células del sistema inmunitario se llama inmunidad mediada por células.

Tras una vacuna, de la misma manera que ocurre cuando un animal se ha recuperado de una infección, el cuerpo "recordará" el antígeno específico para que, si vuelve a aparecer, pueda inducir una respuesta inmune rápida y eficiente, previniendo la aparición de la enfermedad. La duración de la respuesta inmune varía según la enfermedad, el tipo de vacuna y otras variables. La duración de una vacuna es la que determinará la pauta de revacunación.

Es importante tener en cuenta que la mayoría de vacunas previenen que su gato pueda desarrollar enfermedad si entra en contacto con el organismo, pero que las vacunas no previenen que el gato pueda infectarse. Es decir, el gato puede contraer la enfermedad y ser capaz de superarla sin mostrar signos debido a la protección de la vacuna, pero durante este tiempo el gato será portador del microorganismo y puede contagiar otros gatos. Esta consideración es importante cuando estamos hablando de colonias de gatos.

 

¿Cuál es la diferencia entre los diferentes tipos de vacunas?

Hay tres tipos diferentes de vacunas:

  1. Vacunas vivas modificadas: estas vacunas contienen organismos vivos que han sido modificados genéticamente para debilitarlos (atenuados) de forma que, podrán multiplicarse en el cuerpo del gato pero no serán capaces de inducir enfermedad. Este tipo de vacunas inducen una inmunidad más fuerte y más larga que las vacunas inactivadas. No es aconsejable utilizar este tipo de vacunas en hembras gestantes o gatos cuyo sistema inmune no trabaja correctamente, como los gatos infectados por el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV).
  2. Vacunas muertas (inactivadas): estas vacunas están compuestas por organismos virulentos muertos u organismos modificados genéticamente pero muertos. Debido a que, por sí mismas, pueden no tener suficiente capacidad para estimular la inmunidad, suelen acompañarse de adyuvantes que refuerzan la estimulación del sistema inmune.
  3. Vacunas subunit: se conocen comúnmente con el nombre de vacunas de DNA-recombinante. El microorganismo se ha roto utilizando técnicas concretas de ingeniería genética y la vacuna solo incluye ciertas partes del microorganismo.

Algunas vacunas pueden combinarse, de forma que en la misma inyección o administración se consigue protección contra más de una enfermedad. Existen vacunas intranasales (que se dan en forma de gotas por la nariz) pero la mayoría se administran en forma de inyección. Su veterinario le aconsejará sobre las vacunas más apropiadas para su gato.

 

¿Cuándo debería empezar a vacunar a mi gato? 

Generalmente, los gatitos reciben la primera vacuna entre la semana seis a ocho de vida. La dosis de la vacuna se repite a las semanas 10 o 12 y, en ocasiones, se administra un tercera dosis entre las semanas 14 y 16. Un gatito no se considerará plenamente vacunado hasta unos 10 días después de la segunda vacuna. Su veterinario le aconsejará cuales son las medidas que tiene que tomar hasta que esté plenamente vacunado.

 

¿Con que frecuencia deberían administrarse las vacunas?

En el pasado, los veterinarios solían recomendarvacunas_en_gatos-3 revacunaciones en gatos una vez al año. Sin embargo, a medida que las investigaciones en este campo nos han ido dando más información, la frecuencia de la revacunas ha ido cambiando. La frecuencia de revacunaciones variará según las circunstancias individuales.

La mayoría de gatos adultos que reciben las dosis de vacunas completas cuando son adultos pueden vacunarse una vez cada dos o tres años según su estilo de vida. Si su gato tiene un alto riesgo de contagio, se le deberá aconsejar vacunas más frecuentemente. Su veterinario le hará preguntas sobre el estilo de vida de su gato y a partir de eso le aconsejará sobre la pauta vacunal.

Generalmente, las recomendaciones en gatos adultos de bajo riesgo de contagio son revacunaciones cada tres años para las enfermedades más comunes; para las otras, dependerá del riesgo específico en cada zona. Esto es debido a que la mayoría de vacunas que hay en el mercado actualmente aportan protección por tres años. 

 

Si vacuno a mi gato, ¿estará totalmente protegido?

Las vacunas protegerán al desarrollo de la enfermedad en la gran mayoría de gatos bajo circunstancias normales, sin embargo en ocasiones la protección de la vacuna no funciona. A continuación se describen algunas razones por las cuales esto puede ocurrir.

Variaciones entre las diferentes cepas de virus - Esto es un problema importante en algunos virus como en las infecciones por calicivirus, donde, similar a como ocurre en la "gripe común" en personas, existen muchos tipos diferentes de cepas. Las vacunas disponibles pueden proteger sólo parcialmente contra algunas de estas cepas.

Anticuerpos maternales - Los gatitos reciben "anticuerpos maternales" de la madre (a través del útero antes del nacimiento o a través de la leche durante el amamantamiento). Las gatas bien vacunadas transmitirán a su descendencia los anticuerpos a las enfermedades contra las que se vacunó, y contra las enfermedades que adquirió de forma natural. Estos anticuerpos protegerán a los gatitos durante los primeros dos o tres meses de edad, que son considerados los periodos más críticos. Sin embargo, durante el mismo periodo, los anticuerpo procedentes de la madre pueden bloquear los efectos de la vacuna. Este efecto de bloqueo disminuirá gradualmente a medida que los anticuerpos maternales van desapareciendo. El problema es que es muy difícil determinar justo ese punto en el que una vacuna será completamente eficaz. Este momento varía entre gatitos, ya que la cantidad y calidad de anticuerpos maternales recibidos varia entre cachorros. Por este motivo, las vacunas se repiten cuando son cachorros.

El gato puede estar estresado o no completamente sano en el momento de la vacuna - El estrés puede inducir un mala respuesta a la vacuna. Por esta razón, siempre es mejor  mantener los gatitos recién adquiridos controlados durante cinco o siete días antes de empezar con las vacunaciones. Antes de administrar cualquier medicación, su veterinario deberá realizar un examen físico completo para asegurarse de que no hay signos de enfermedad.

El gato ha estado expuesto a una carga de virus o bacteria en su ambiente excesiva que ha saturado su sistema inmune.

El sistema inmune del gato no está funcionando bien debido a que presenta alguna enfermedad o complicación propias de una edad avanzada.

Aunque hay otras razones que pueden hacer que una vacuna no funcione bien, estas son las más comunes.

Si su gato ha contraído una enfermedad a pesar de estar vacunado, comuníquelo a su veterinario para que haga las pruebas necesarias para intentar averiguar el por qué.

 

¿Cuáles son los riesgos de las vacunas 

Hay muy pocos riesgos asociados a las vacunas. Su veterinario le aconsejará específicamente de los riesgos de su gato. Ocasionalmente, su gato puede presentar un pérdida transitoria del apetito o estar más apagado durante uno o dos días después de la vacuna, pero debería resolverse tras las 48 horas. Algunos gatos pueden desarrollar una reacción alérgica a uno o más componentes de la vacuna y presentar reacciones más graves como dificultad para respirar, vómitos o diarrea. Si aparecen estos signos, llévelo inmediatamente a su veterinario. Existe una tipo de tumor raro "asociado a la vacuna" o "al lugar de la inyección" llamado fibrosarcoma que se ha asociado a una reacción a algún componente de la vacuna o medicación en algunos gatos. La relación entre el tumor y la vacuna ha llevado a muchas controversias y actualmente se están realizando numerosos estudios al respecto. Los beneficios de las vacuna supera con creces estos riesgos en la mayoría de situaciones.

 

¿Cuáles son las vacunas más importantes?

La respuesta es muy difícil y depende de cada circunstancia individual, incluyendo el área donde se vive y el estilo de vida de su gato. Hay un grupo de vacunas que se consideran de rutina y se aconsejarán siempre. El resto de vacunas podrán recomendarse según la situación particular de su gato. Su veterinario le aconsejará sobre la pauta vacunal para su gato.

 

Infección por panleucopenia felina (VPF) -

Es una enfermedad poco común debido a que se vacuna a la mayoría de gatos. Cuando se desarrolla la enfermedad, se produce una gastroenteritis muy grave (a menudo fatal), con depresión grave, deshidratación y colapso. Es muy contagiosa para otros gatos. La vacuna aporta un alto y prolongado nivel de protección.

Virus de las vías respiratorias felinos -

La enfermedad está causada por el herpesvirus felino (VHF-1) o el calicivirus felino (VCF) o en ocasiones por los dos. El síndrome se denomina comúnmente "Infección de vías respiratorias altas" o erroneámente "gripe felina". Normalmente no provoca enfermedad grave, con excepción de los gatitos. Es muy común en gatos no vacunados y puede inducir problemas al largo plazo. Las vacunas se consideran eficaces de forma moderada y pueden no serlo si la carga ambiental de los virus es muy alta. La vacuna reduce significativamente la gravedad y duración del síndrome.

Clamidiosis felina -

Suele ser un problema en colonias de gatos o en ciertas áreas geográficas. La clamidiosis es una infección bacteriana provocada por el organismo Chlamydophila felis, el cúal provoca una inflamación de la conjuntiva o de la membrana alrededor del ojo así como de las vías respiratorias altas. Además se ha asociado con infertilidad en hembras. La infección en las colonias de gatos puede durar mucho tiempo porque la protección (inmunidad) es muy corta en el tiempo. La vacuna puede ayudar a prevenir que la enfermedad se establezca en la colonia y puede usarse junto con el tratamiento en ocasiones donde la infección ya está presente.

Infección por virus de la leucemia felina (FeLV) -

El virus está muy extendido y la infección es muy común en gatos que salen a la calle y en colonias. La gran mayoría de gatos quedarán permanentemente infectados y morirán de tumores o debido a la inmunosupresión que induce la infección viral. Las vacunas actuales proporcionan un buen nivel de protección, y no interfieren con los exámenes rutinarios para diagnosticar la enfermedad. Debido a que el virus puede tardar meses en mostrar la enfermedad, los gatos infectados pueden parecer completamente sanos y normales. Es por esta razón que su veterinario puede sugerirle hacer analíticas sanguíneas para asegurarse que no está ya infectado antes de la vacuna. A pesar de la vacuna, algunos gatos pueden llegar a infectarse con el virus.

Peritonitis infecciosa felina (PIF) -

Esta causado por un coronavirus. La infección con este virus es común, pero la enfermedad no suele desarrollarse. Aún no se sabe por qué en la mayoría de gatos el virus apenas provoca enfermedad, cuando en otros puede ser fatal. En situaciones de alto riesgo, puede recomendarse la vacuna.

Rabia -

Es una enfermedad importante porque casi en el 100% de los casos es fatal, una vez han aparecido los síntomas y por la transmisión potencial a las personas. La vacuna contra la rabia es obligatoria en gatos en algunos países.

This client information sheet is based on material written by: Ernest Ward, DVM

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.

Location Hours
Monday8:00am – 7:30pm
Tuesday8:00am – 7:30pm
Wednesday8:00am – 7:30pm
Thursday8:00am – 7:30pm
Friday8:00am – 5:00pm
SaturdayClosed
SundayClosed

I Love SCAH!