Diabetes Mellitus en Gatos - Gatos

¿Qué es la diabetes mellitus?

La diabetes mellitus es una enfermedad del páncreas. El páncreas es un pequeño órgano localizado cerca del estómago que tiene dos tipos diferentes de poblaciones de células. Uno de los grupos de células produce los enzimas necesarios para la digestión. El otro grupo de células, las células beta, producen la hormona insulina. La insulina regula los niveles de glucosa en la sangre y controla la liberación de glucosa a los tejidos del organismo. Los signos clínicos vistos en la diabetes mellitus están relacionados con las elevadas concentraciones de azúcar en la sangre y la incapacidad del cuerpo de usar esta glucosa como fuente de energía.


¿Existen diferentes tipos de diabetes mellitus en el gato?

 La diabetes mellitus normalmente se clasifica en dos tipos:

Diabetes mellitus tipo I que resulta de una destrucción total o casi total de las células beta. Este tipo es poco frecuente en gatos.

Diabetes mellitus tipo II en la que aun existen algunas células que producen insulina. Sin embargo aunque haya insulina,  la cantidad que producen es insuficiente, o se secreta de forma retardada o las células son resistentes. La obesidad es un factor predisponente a la diabetes mellitus tipo II, la cual aparece ser la causa más común de la diabetes en gatos.

¿Es común la diabetes mellitus en gatos?diabetes_mellitue-2

 

“La diabetes mellitus es la segunda enfermedad endocrina más común en los gatos”

 

La diabetes mellitus es la segunda enfermedad endocrina más común en los gatos. Se estima que afecta a 1 de cada 400 gatos. Suele aparecer con más frecuencia en gatos adultos de mediana a avanzada edad y es más común en machos que en hembras. Aunque la incidencia exacta se desconoce, el número de gatos diabéticos ha aumentado de forma alarmante debido al incremento en el número de gatos obesos y con sobrepeso. Hay que tener en cuenta que un gato que pesa 1,5 kg más de su peso ideal se considera obeso. Esto significa que un gato doméstico estándar que pese más de 6 kg tiene mucho riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo II.

¿Cuáles son los signos clínicos de la diabetes mellitus?

 Los signos clínicos más comunes vistos en los pacientes diabéticos son un aumento del consumo de agua y cantidad de orina. La pérdida de peso y un aumento del apetito también pueden verse en algunos gatos. Debido al carácter de los gatos muchas veces estos signos pueden pasar desapercibidos, especialmente en los estadíos tempranos de la enfermedad. Si un gato pasa mucho tiempo fuera de casa, puede estar bebiendo de otros sitios como fuentes o piscinas sin que nos demos cuenta. También es difícil de detectar en gatos que se alimentan de comida húmeda porque ya reciben parte del agua de la dieta.

¿Cómo se diagnostica una diabetes mellitus?

 El diagnóstico de la diabetes mellitus se hace basándonos en los signos clínicos, persistencia de una cantidad elevada en la sangre y presencia de glucosa en la orina. Hay que tener en cuenta que, un diagnóstico de diabetes no puede realizarse sólo un valor de glucosa en la sangre o la orina, ya que hay algunas condiciones, particularmente estrés, que pueden causar un aumento transitorio de los niveles de glucosa. De forma que la confirmación de la diabetes suele requerir más de una toma de sangre durante uno o varios días, o una prueba específica llamada prueba de la fructosamina sérica.

 diabetes_mellitue-3¿Cómo se trata la diabetes mellitus?

 La diabetes mellitus es una enfermedad que tiene tratamiento. Aunque a largo plazo el tratamiento requiere dedicación y responsabilidad, suele ser manejable eficazmente.

Los pasos iniciales en un gato diabético suelen implicar el tratamiento de la causa de la diabetes. Por ejemplo, sabemos que la administración de algunos fármacos predispone a los gatos a desarrollar diabetes y que cuando retiramos estos fármacos la diabetes se soluciona. La pérdida de peso en gatos obesos diabéticos resuelve los signos en algunas ocasiones.

Todos los gatos con diabetes mellitus se beneficiarán de la administración de una dieta equilibrada. La mayoría de gatos mejoran con una dieta rica en proteínas y baja en carbohidratos. Una dieta baja en carbohidratos disminuye la cantidad de glucosa que se absorbe en el sistema digestivo y disminuye las necesidades de insulina.

Si no hay causas predisponentes, o si se corrigen las causas predisponentes pero la diabetes no se resuelve, hará falta un tratamiento específico. Aunque existe una pequeña proporción de gatos que responden a hipoglucemiantes orales, la mayoría de los gatos requerirán inyecciones de insulina para controlar la diabetes.

Durante los estadíos iniciales del tratamiento, su gato puede necesitar varios días de visita al veterinario hasta determinar la dosis de insulina. La mayoría de gatos conseguirán estabilizarse a los pocos días o semanas y van a requerir inyecciones de insulina una o dos veces al días. Son necesarias agujas muy pequeñas para no causar dolor en el paciente y con los días el procedimiento se convertirá en una rutina. Su veterinario determinará la frecuencia, dosis y tipo de insulina que su gato requiere.

¿Los gatos en tratamiento necesitan monitorización?

Sí, es importante para monitorizar el tratamiento asegurarse de que está funcionando adecuadamente y determinar si hace falta cualquier ajuste en la dosis de insulina. Parte de la monitorización del tratamiento consiste en una toma de muestra periódica de su veterinario.

Para poder cuidar lo mejor posible de su gato es muy útil que usted anote la siguiente información para su veterinario:

Información diaria:

•             Cuando ha inyectado la insulina.

•             Cuanta insulina ha inyectado.

•             Cantidad y cuando ha comido su gato.

•             Cantidad de agua que ha bebido.


Información semanal:

•             Peso del gato.

 

“Nunca debería cambiar la dosis de insulina sin la supervisión de su veterinario.”

 

Además de estas anotaciones, es de gran ayuda la medición de la cantidad de glucosa en la orina como guía de al eficacia del tratamiento. La mejor orina para medir la glucosa es aquella recogida a primera hora de la mañana. Para recoger la orina, la mejor manera es poner en las cajas de deposiciones unas piedras especiales que no absorben la orina por la noche. La orina recogida se coloca en un contenedor limpio. Su veterinario evaluará la orina el mismo o le enseñará a usted como hacerlo. Si se produce un aumento importante en la cantidad de glucosa en la orina, puede ser indicativo de que necesita una modificación de la cantidad de insulina a administrar, pero nunca debería cambiar la dosis de insulina sin la supervisión de su veterinario. Los cambios en la insulina normalmente se realizarán en función en la tendencia de la concentración de glucosa en la orina, ya que de forma normal siempre hay variaciones diarias.

 ¿Qué ocurre si mi gato recibe demasiada insulina?

 
“Si un gato recibe demasiada insulina, se puede producir una disminución peligrosa de los niveles de azúcar en la sangre.”


Si un gato recibe demasiada insulina, se puede producir una disminución peligrosa de los niveles de azúcar en la sangre. Por esta razón es muy importante asegurarse de que el gato recibe la dosis correcta de insulina.

Los signos clínicos que aparecen en un gato con niveles de glucosa muy bajos son debilidad y letargia, temblores, inestabilidad e incluso convulsiones. Si su gato muestra alguno de estos signos es muy importante que lo lleve a su veterinario inmediatamente. En casos de hipoglucemia leve, puede observar como el gato camina tambaleándose como si estuviera “bebido” o puede observar que no responde a sus llamadas. En estos casos de signos de hipoglucemia leve usted puede administrar aproximadamente una cucharada sopera de sirope de maíz, miel o azúcar en la boca del gato. Si su gato muestra signos más graves como ataxia o incoordinación grave e inestabilidad cuando camina, debería acudir inmediatamente a un veterinario. El veterinario le aconsejará cual es el mejor tratamiento en función de los niveles de glucosa.

 

This client information sheet is based on material written by: Ernest Ward, DVM

© LifeLearn 2011. Utilizado con permiso bajo licencia.

Location Hours
Monday8:00am – 7:30pm
Tuesday8:00am – 7:30pm
Wednesday8:00am – 7:30pm
Thursday8:00am – 7:30pm
Friday8:00am – 5:00pm
SaturdayClosed
SundayClosed

I Love SCAH!